Primeros Auxilios Fáciles: Una app para todo público

Primeros Auxilios Fáciles. Conoce la nueva app para iOS que te enseña cómo aplicar primeros auxilios.

Primeros Auxilios Fáciles

Hoy en día puedes llevar casi toda tu vida en tu smartphone. Hay aplicaciones para todo, mapas, editores de imágenes, redes sociales, guías turísticas, correo, primeros auxilios y una larga lista de etcéteras, a la cual se añade ahora, Primeros Auxilios Fáciles, una app para enseñarte a brindar primeros auxilios en situaciones de emergencia.

La app está diseñada de una forma muy sencilla de utilizar y entender, incluso los niños son capaces de seguir sus instrucciones. en ella se encuentran las técnicas básicas de los primeros auxilios, para ser aplicadas mientras llegan los médicos.

Es un gran invento que te ofrece asesoramiento sobre los procedimientos elementales para asistir a una persona en situaciones de emergencia y está bien a la mano para que la uses apenas termines de hablar con la emergencia.

La aplicación es autoría de Joaquín Martínez Pérez, técnico de Prevención de Riesgos Laborales y enfermero de profesión. Primeros Auxilios Fáciles está disponible para iPhone y iPad y ha recibido el premio Prevencontrol, para la integración de la prevención de riesgos laborales.

Menú

Una de las virtudes de esta app es su facilidad de uso y lo divertida que resulta. Su diseño llamativo incluye videos interactivos en 2D y 3D, mediante cuyos personajes se explican los procedimientos.

Primeros Auxilios Fáciles está dirigida a empresas, centros educativos, centros deportivos, servicios de prevención, ayuntamientos, compañías de seguros y al público en general. Los contenidos incluyen procedimientos para socorrer a personas con lipotimia, atragantamiento, maniobra Heimich, reanimación cardiopulmonar, quemaduras, hemorragias, contusiones, intoxicaciones, entre otros.

Seguros de Viajes, algo indispensable para viajar por el mundo

banderas
Tan importante como las maletas llenas de ropa ó la documentación, los seguros de viaje, se han convertido en la herramienta indispensable , y obligatoria según el caso, para que el viajero pueda salir de su país sin otra preocupación que disfrutar.

Viajes con familia, amigos, por placer o trabajo. Todos tienen algo en común cuando una persona esta fuera de su país- Todos necesitamos sentirnos protegidos y cuidados. A nadie le gusta pensar que estando en el extranjero nos podría ocurrir algo malo
Por esto mismo , nadie duda en llevarse su seguro de viaje cada vez que visita el extranjero, cualquiera sea el motivo. Con la contratación del mismo contamos con asistencia en caso de accidentes , enfermedades y malestares, compensaciones por pérdida de equipaje, asistencia legal, odontológica, repatriaciones y asistencia en caso de robo o extravío de documentos, entre otras.
. Entonces a la hora de reservar vuelos y hoteles, piensa también en el seguro como algo fundamental para poder ocuparte solamente de disfrutar. Cotiza ahora en VoyAsegurado.com el seguro más conveniente para tu próximo viaje.

Prevención y asistencia en caso de alergia alimentaria

Descubre cómo debes actuar para la prevención y asistencia en caso de alergia alimentaria.

 Prevención y asistencia en caso de alergia alimentaria

Una alergia alimentaria, es como cualquier alergia, una respuesta del organismo para protegernos contra sustancias que pueden ser dañinas, y que en este caso, se encuentran en los alimentos. De allí la importancia de conocer la prevención y asistencia en caso de alergia alimentaria, para impedir sus consecuencias más graves.

Los síntomas de las alergias alimentarias pueden ser diversos, algunos aparecen al instante de haber ingerido el alimento, pueden aparecer algunas horas más tarde, incluso el oler un alimento puede desencadenar una reacción alérgica. Dichos síntomas pueden ser leves (los más usuales) e ir variando en intensidad, hasta llegar a la muerte inclusive (shock anafiláctico).

Hay distintos factores que influyen en el desarrollo de las alergias, pueden ser genéticos o ambientales. Por ejemplo, la ausencia de la lactancia materna, puede desencadenar la aparición de alergias no alimentarias en el niño.

Las alergias alimentarias suelen tener efectos sobre la piel, las vías respiratorias, el aparato digestivo.

Los síntomas de alergia más comunes son: tos, moqueo, estornudos, dificultades respiratorias, congestión nasal, sibilancia, hinchazón en la cara, boca o garganta, erupciones, urticaria, comezón, diarrea, vómitos, náuseas, cólicos, cefaleas.

Las alergias pueden desaparecer con el paso del tiempo o ser crónicas. El único antídoto contra las alergias alimentarias es no consumir el alimento alergizante.

Los alimentos que más comúnmente producen alergias en los niños son: los huevos, la leche, el trigo, la soja.

Los alimentos que provocan alergias en los adultos comúnmente son: los frutos secos, los mariscos, pescados.

En el caso de las alergias infantiles, suprimiendo el alimento alergénico es posible que con el paso de los años, desaparezca la reacción y el organismo se vuelva inmune. Cosa que no ocurre con los adultos, por lo que deberán evitar consumir dichos alimentos de por vida.

Cómo actuar ante un shock anafiláctico ocasionado por una alergia alimentaria

Un episodio extremo de alergia alimentaria puede presentarse con dolores estomacales, inflamación de la boca o garganta, desmayos, etc. En estos casos, lo primero que debemos hacer es llamar a la ambulancia, pues la recuperación de la persona, depende de la celeridad con que sea asistida.

Mientras llega la ayuda, hay algunas medidas que podemos tomar para ayudar a la persona a que se recupere. Acuéstalo con las piernas levantadas, esto permitirá que la sangre llegue al corazón y al cerebro.

Si notas que la persona no respira o no tiene pulso, es aconsejable iniciar la reanimación cardio-pulmonar (RCP). Pero si no sabes cómo hacerlo correctamente, solicita ayuda a quien lo sepa o no hagas nada. En estos casos, la ayuda inapropiada puede hacer más daño que el problema inicial.

Por lo general, las personas que sufren alergias extremas llevan una identificación y tal vez, una inyección de epinefrina (fármaco para anular la reacción alérgica), que debe administrarse de inmediato, en caso que sepas cómo hacerlo.

Si no tienes idea de cómo ayudar en estos casos, consigue ayuda en los alrededores mientras llega la ambulancia o solicita al personal del centro asistencial que te indique qué puedes hacer para ayudar al paciente hasta que lleguen los médicos.

Puedes observar al paciente con cuidado para encontrar signos que indiquen su estado o lo que le ocurre. Su color de piel, el pulso, si respira. Si está atorado o si vomitó, puede que debas retirar lo que hay en su boca, utiliza un paño limpio para limpiar dentro de su boca. En caso de vómito, ladea su cabeza para que no se ahogue al vomitar.

El ejercicio como prevención del infarto

Detalles sobre el ejercicio como prevención del infarto. Consejos sobre salud y ejercicio.

El ejercicio como prevención del infarto

El sedentarismo es el peor enemigo de la salud, principalmente a edades avanzadas, cuando el aparato circulatorio tiene un mayor deterioro. Es por eso que se aconseja el ejercicio en prevención del infarto y otras enfermedades coronarias.

No es necesario practicar actividades de alto rendimiento, basta con realizar diversas actividades que mantengan al cuerpo en movimiento, como caminar, bailar, nadar, golf, etc. Está comprobado que los adultos mayores que ejercitan regularmente tienen mejor calidad de vida que aquellos que no lo hacen.

Los estudios demuestran que aún quienes comienzan tarde a ejercitarse (después de los 80), se benefician con los efectos de la actividad física, teniendo mayores probabilidades de mantener su independencia a avanzada edad.

El paso de los años produce una natural degradación en el organismo que puede enlentecerse mediante el ejercicio. La descalcificación de los huesos, la pérdida de masa muscular y la rigidez en las articulaciones pueden mejorar con el entrenamiento.

En los adultos mayores el ejercicio debería practicarse a diario por unos 30 minutos, salvo quienes padezcan enfermedades crónicas que deberán consultar con su médico antes de emprender cualquier ejercicio.

El ejercicio como prevención del infarto, también ayuda a evitar la diabetes y la hipertensión. La actividad física aumenta la producción de colesterol bueno (HDL), con lo que disminuye el riesgo de padecer un infarto.

Otros beneficios de la actividad física incluyen el evitar que las articulaciones se endurezcan y fortalecer la musculatura, lo que favorece el equilibrio y disminuye el riesgo de caídas y fracturas de cadera.

Los adultos mayores que practican ejercicio se sienten mejor con sus cuerpos y más activos, lo cual mejora su estado de ánimo y su calidad de vida. Las actividades grupales contribuyen además a una mejor interacción social.

Cómo aplicarse una inyección subcutánea

Información detallada sobre cómo aplicarse una inyección subcutánea.

Cómo aplicarse una inyección subcutánea

Mucha gente teme a las agujas, pero en algunas circunstancias no queda más remedio que aplicarse una inyección mientras llega la ayuda médica. Para que tengas una noción sobre este procedimiento, te explicaremos cómo aplicarse una inyección subcutánea.

Primero definiremos cuál es la inyección subcutánea, es aquella que podemos aplicar en la capa que se encuentra inmediatamente bajo la piel, la que corresponde al tejido graso y que absorbe lentamente los medicamentos por no tener un buen flujo sanguíneo.

Es muy importante que este tipo de inyecciones no se aplique en sitios que tengan la piel dañada por otras inyecciones anteriores, inflamada, quemada o endurecida. Además, la capa de tejido graso debe ser lo suficientemente gruesa para la inyección. Las mejores zonas para inyectar son: la parte externa del antebrazo, los muslos y el abdomen (excepto la zona que rodea el ombligo).

Antes de aplicarte la inyección subcutánea debes lavarte las manos con agua y jabón. Si esto no es posible, lávatelas con alcohol u otro producto desinfectante.

Coloca ahora todos los elementos a mano: la jeringa, aguja, medicamento y un algodón embebido en alcohol.

Elije la zona para aplicar la inyección y límpiala con el algodón con alcohol. Deja secar antes de inyectarte.

Apronta el medicamento de acuerdo a las instrucciones del laboratorio y luego limpia el tapón de goma con alcohol. Inserta la aguja en el envase y llena la jeringa hasta la marca recomendada, colocando la jeringa hacia arriba y el frasco apuntando hacia abajo. Retira la jeringa del frasco y presiona levemente el émbolo para eliminar las burbujas del líquido.

Para aplicar la inyección subcutánea, pellizca un tramo de piel e inserta la aguja en la piel rápidamente, con un ángulo de 45 grados. Empuja lentamente el émbolo para que el medicamento penetre en la piel. Si ves sangre en la jeringa antes de comenzar, retírala y pincha en otro sitio, pues no ha quedado bien posicionada.

Cuando hayas concluido, retira suavemente la jeringa de la piel y cubre con un algodón con alcohol. Coloca el capuchón nuevamente en la aguja y descarta la jeringa en un frasco especial o en un bote hermético, debidamente etiquetado para evitar que alguien desprevenido pueda herirse.

Primeros auxilios en mordeduras

Cómo brindar primeros auxilios en mordeduras.

Primeros auxilios en mordeduras

Las mordeduras de animales o personas son muy comunes y las lesiones ocasionadas pueden tener distinta gravedad. Vamos a darte algunos consejos sobre primeros auxilios en mordeduras.

Las mordeduras más frecuentes son las ocasionadas por perros y gatos, aunque las segundas no se suelen tener muy en cuenta, a pesar de que implican un mayor riesgo de infecciones que las primeras, debido a que los gatos poseen una mayor cantidad de bacterias en su boca.

Las mordeduras por parte de animales silvestres son poco frecuentes, pero requieren de atención médica acorde a cada situación.

Aunque no siempre se atienden, las mordeduras de personas, son potencialmente más riesgosas que las de los animales, ya que el ser humano posee una gran cantidad de bacterias bucales.

Las mordeduras de animales pueden ocasionar distintos tipos de herida, hematoma, ruptura o desgarro de la piel, o herida punzante.

Las heridas por punción son las que más riesgo de infectarse tienen (son aquellas ocasionadas por el diente del animal).

Las personas que padecen diabetes, tienen debilitado su sistema inmunológico o sufren de una arteriopatía periférica, son más propensas a sufrir infecciones en las heridas por mordedura de animales.

En el caso de mordeduras de animales como murciélagos, es necesario un tratamiento antirrábico, ya que estos animales suelen estar infectados con la rabia.

Cómo brindar primeros auxilios en mordeduras

Ante un caso de mordedura, lo primero que debemos hacer es observar el estado de la herida. Si hay hemorragia, debemos llamar inmediatamente al médico y luego brindar los primeros auxilios.

En caso de que haya hemorragia, será necesario detenerla comprimiendo la zona con una compresa de gasa esterilizada. Si no se tiene gasa, utilizar un paño de cocina o una remera limpios. Cubrir la zona con la tela doblada en varias partes y presionar con las manos mientras llega la asistencia médica. Coloque la zona mordida más elevada que el resto del cuerpo para disminuir el flujo sanguíneo.

Si no hay hemorragia, debemos lavar la herida con abundante agua y jabón suave. Cubriremos la herida con una pomada antiséptica y una venda limpia.

Las mordeduras en las manos, cara o dedos tienen mayor riesgo de infección, por lo que es aconsejable consultar con un médico para que recete antibióticos. Si aparecen síntomas de infección, debes concurrir a un servicio de emergencia.

Si el animal agresor es extraño o salvaje, siempre debes notificar a las autoridades para que determinen el peligro de que tenga rabia y concurrir a una sala de emergencias.

Si no tienes la vacuna contra el tétanos, debes acudir de inmediato a un hospital.

Primeros auxilios en niños: calma y rapidez

Antes de brindar primeros auxilios en niños, calma y rapidez.

Primeros auxilios en niños: calma y rapidez

Como todos sabemos, los niños están más expuestos que los adultos a sufrir accidentes, ya que no tienen noción del peligro, por eso siempre debemos estar atentos por si ocurren, para poder actuar a tiempo. Las claves en los primeros auxilios en niños, calma y rapidez para ayudarlos eficazmente.

Consideramos primeros auxilios a los procedimientos de emergencia que aplicas a una persona accidentada mientras llega la atención médica. Estos primeros cuidados pueden significar la diferencia entre la vida o la muerte.

Por lo general, los accidentes en niños no son de gravedad, pero en ocasiones pueden ser más importantes que las magulladuras o cortes.

Si vas a brindar primeros auxilios a un niño, nunca debes perder la calma, concéntrate en ayudarlo de la mejor forma, esto le evitará sufrir innecesariamente y le dará seguridad. De lo contrario, podría entrar en pánico y hacerse más daño.

Cómo actuar en caso de primeros auxilios a niños

  • Si el caso es grave, lo primero es salvar la vida del niño.
  • Evita empeorar la situación.
  • Llama al médico.
  • No muevas al niño a menos que sea necesario.
  • Examínalo con mucha atención.
  • Calma al niño.
  • Controla el pulso y la respiración del niño.
  • Si no respira, su piel se pone azul o tose intensamente, podría estar atorado con algún objeto. Deberás intentar hacer que expulse ese objeto.

Lo que no debes hacer con niños y bebés

  • Nunca dejes al niño solo.
  • No toques sus heridas sin protección, podrían infectarse.
  • No muevas al niño si no es imprescindible.
  • No lo molestes con preguntas.
  • Si hay fractura, no intentes acomodar sus huesos, eso lo harán los médicos.
  • Si se presenta hemorragia, atiéndela inmediatamente. No toma mucho tiempo que se desangre.
  • No le des medicamentos, bebidas o alimentos.

El shock anafiláctico y sus características

Descubre qué es el shock anafiláctico y sus características.

El shock anafiláctico y sus características

La anafilaxia es una reacción alérgica de gravedad ocasionada por un agente químico que se convierte en un alérgeno debido a que el sistema inmunitario se torna sensible a dicha sustancia. Cuando la anafilaxia implica un riesgo de muerte, se conoce emplea el término shock. Veamos el shock anafilático y sus características principales.

El shock anafiláctico se presenta de forma repentina a raíz de la penetración en el organismo de sustancias alergénicas a las que la persona está sensibilizada, como ciertos medicamentos, reveladores radiológicos, veneno de insectos, etc.

Los síntomas se presentan como malestar intenso, escalofríos, prurito generalizado, sudoración exagerada, palpitaciones, aumento de la presión arterial, pérdida de la conciencia, enfriamiento de las extremidades, ocasionales convulsiones.

La sintomatología suele predominar en uno de los sistemas, aparato respiratorio, aparato digestivo o la piel.

Si bien el shock anafiláctico puede ocasionar la muerte, bajo un tratamiento adecuado presenta una recuperación rápida.

¿Cuáles son los alérgenos que ocasionan el shock anafiláctico?

La mayoría de los casos de shock anafiláctico son causados por cinco grupos de alérgenos:

Anestésicos: alfadiona, tiopental son los principales anestésicos generales, y la lidocaína es el principal anestésico local.

Veneno de insectos: los himenópteros son los insectos que suelen ocasionar el shock y entre ellos, las avispas suelen causar más reacciones que las abejas.

Antálgicos: el ácido acetilsalicílico es el principal responsable.

Productos yodados para contraste (reveladores radiológicos): son más peligrosos administrados de forma intravenosa.

Antibióticos: se considera que son responsables de la mayoría de los casos de shock y entre ellos: la penicilina, la ampicilina y la tetraciclina.

Es importante que el paciente reciba un tratamiento adecuado de forma inmediata para evitar la generalización de la vasodilatación que puede evolucionar en un paro cardio-respiratorio.

La adrenalina o epinefrina es el medicamento más utilizado para combatir el shock, disminuyendo la vasodilatación rápidamente y permitiendo la broncodilatación inmediata. También los corticoides se utilizan para prevenir una reacción tardía.

Qué hacer en caso de incendios, medidas de seguridad

Conoce qué hacer en caso de incendios. Información y algunos consejos prácticos.

 Qué hacer en caso de incendios, medidas de seguridad

El fuego nos ha fascinado desde tiempos inmemoriales, tanto por sus beneficios como por su peligrosidad. Aprende qué hacer en caso de incendios y qué medidas de seguridad puedes tomar para evitarlos.

Si estamos en una situación de incendio, es vital mantener la calma, pensar rápida y claramente, para controlar el fuego y extinguirlo lo más rápidamente que sea posible.

El fuego se propaga muy fácilmente, por lo que debemos alejar a todas las personas del foco ígneo. Si estamos en un edificio, debemos activar la alarma contra incendios. Si estamos en casa, asegurémonos de que todos los integrantes de la familia y animales de la casa, salgan al exterior. Es imprescindible que evitemos entrar en pánico y que calmemos a quienes puedan mostrar temor. Las personas asustadas pueden ocasionar accidentes.

Segundo paso, dar aviso a los bomberos y servicios de emergencia. No regreses al edificio hasta que el fuego haya sido extinguido. Esto en el caso que recibas autorización de los peritos, pues aún después que el fuego esté controlado, el edificio puede resultar peligroso.

Si estas en un edificio, no utilices los ascensores, sino las escaleras. No intentes combatir un incendio a menos que estés seguro que no representa un riesgo para tu seguridad. Nunca entres en una habitación en llamas, puede haber sustancias inflamables o emanaciones tóxicas.

Algunos consejos para enfrentar un incendio

Consideraciones acerca del fuego:

El fuego necesita de tres elementos para poder mantenerse: ignición (una chispa o llama que lo encienda), combustible (madera, tela, combustibles), oxígeno (aire). Esto se conoce como el triángulo de fuego y si quitas uno de estos elementos, rompes el triángulo y se hace posible controlar el fuego.

Para controlar un fuego cuando apenas comienza, elimina todo material combustible de la zona, para que no alimente las llamas (papel, cartón, madera, telas, etc.).

Cerrar una puerta, puede impedir que el oxígeno alimente el fuego. También podemos sofocarlo utilizando una manta ignífuga u otro material que sea a prueba de fuego y que impida que el oxígeno pase. Puede ser un balde de arena, una tapa de metal (en el caso de una olla que toma fuego), etc.

La evacuación:

Durante la evacuación es importante cerrar todas las puertas luego de pasar, para retardar la llegada del fuego hasta donde estén las personas. Busca las salidas para incendios y los puntos de encuentro. Si estás en tu trabajo, debe existir algún procedimiento de evacuación establecido. Si estás en un edificio sigue las señales de escape y obedece las instrucciones.

Cómo apagar ropas encendidas:

El procedimiento para apagar prendas de vestir tiene tres pasos: parar, tirar y rodar. Se explica cómo, no corras, detente, tírate al suelo y rueda hasta que se sofoque el fuego.

Si es otro quien tiene las ropas incendiadas, intenta envolverlo en un tejido anti llamas antes de hacerlo rodar. Impide que la persona corra en llamas, esto sólo las avivará. Si tienes agua u otro líquido no inflamable, rocía a la persona para enfriarla.

Humo y gases:

El fuego consume oxígeno, por lo que el aire de la habitación en que se encuentra estará muy cargado de monóxido de carbono y otros gases tóxicos, por lo que no debes intentar entrar en una habitación en llamas o llena de humo. Deja que los bomberos se encarguen de eso.

Si estás atrapado en un lugar cerrado, intenta acercarte a una ventana y saca la cabeza para respirar aire fresco. Cierra las puertas que dan hacia las estancias donde haya fuego para cortar su paso y evitar que el humo te alcance. Si debes cruzar una zona con humo, agáchate, el humo sube, de modo que el aire será más limpio contra el piso.

Si debes salir por una ventana, primero saca los pies y luego descuélgate por completo antes de dejarte caer.

Si estás atrapado y no tienes ventilación, bloquea el espacio bajo la puerta para que el humo no entre y tiéndete en el piso donde el aire es más limpio. Aguarda la ayuda y responde ante el llamado de los bomberos, para que sepan que estás allí.

Qué hacer en caso de atragantamiento de niños menores de un año, piensa rápido

Descubre qué debes hacer en caso de atragantamiento de bebés menores de un año.

 Qué hacer en caso de atragantamiento de niños menores de un año, piensa rápido

Uno de los grandes temores de cualquier padre es que su bebé se atragante con algún objeto o alimento, para poder enfrentar esta desagradable situación, la mejor opción es que aprendas algunas técnicas que te pueden permitir socorrer prontamente a tu bebé. Descubre qué hacer en caso de atragantamiento de niños menores de un año.

Si tu bebé se atraganta, no tienes tiempo que perder, cada segundo cuenta, por eso debes proceder de manera certera y eficiente, sin tener dudas ni confusiones. Lo primero que debes hacer es NO PERDER LA CALMA y examinar la situación rápidamente.

Lo que está ocurriendo en estos momentos es que tu bebé tiene las vías respiratorias total o parcialmente bloqueadas y es necesario despejarlas.

El atragantamiento puede ser por causa de algún alimento que quedó atascado o por algún objeto pequeño que se llevó a la boca. Al estar atragantado, lo más probable es que el bebé no pueda llorar, tampoco toser ni respirar.

Colócalo boca abajo, apoyado a lo largo de tu antebrazo o sobre tu muslo, de modo que su cabeza quede baja y apoyada (como muestra la figura). Dale algunos golpes firmes en la espalda (no más de cinco), con la parte de la mano que está entre la palma y la muñeca. Cuida de que no sean demasiado fuerte, podrías producir mucho daño en su frágil estructura.

Debes hacer una pausa luego de cada golpe para verificar si se despejaron sus vías. Para hacerlo, revisa su boca y quita cualquier obstrucción que veas. No introduzcas los dedos dentro de su boca a menos que puedas retirar el objeto fácilmente, podrías empujarlo más y empeorar la situación.

Si la obstrucción continúa, aplica compresiones en el pecho (no más de cinco). También debes detenerte luego de cada una para comprobar si la obstrucción cedió.

Es importante que al tiempo que asistes al bebé, pidas ayuda médica. Si no tienes a nadie que te ayude, hazlo todo tú mismo. No dejes al bebé solo, utiliza el altavoz del teléfono para comunicarte al tiempo que realizas el ciclo de golpes y compresiones. Si la obstrucción continúa, repite hasta tres veces los ciclos alternadamente, mientras llega la ambulancia. Solicita consejo a quien tome la llamada, un médico puede darte indicaciones precisas mientras llega la ambulancia.

Si las vías respiratorias del bebé se desobstruyen, suspende la maniobra, pero de todas formas solicita la ambulancia. El bebé puede haber sufrido daños con el atragantamiento y necesitará un examen para descartar toda posible complicación.

Es muy importante que asistas a tu bebé de inmediato y que no te detengas hasta lograr tu objetivo o que los médicos lleguen. El cuerpo humano no puede pasar más de cuatro minutos sin oxígeno, sin sufrir serios daños cerebrales. Si no tienes teléfono, solicita que algún vecino o persona que pase por la calle, que haga la llamada. Es esencial que consigas la ayuda médica.

Si quieres estar adecuadamente preparado para esta y otras emergencias médicas, puedes asistir a un curso de primeros auxilios o solicitar a tu pediatra que te enseñe la manera de brindar la ayuda a tu bebé.