Primeros Auxilios Básicos: Actuación Inicial y Torniquetes

Aquí tienen instrucciones básicas de primeros auxilios que encontrarán útiles en casi cualquier circunstancia y que solo requieren un poco de memoria para realizarse adecuadamente. Recuerden que esto no sustituye al entrenamiento médico profesional y que solo se debe emplear cuando no hay un doctor cerca.


Antes que nada a la hora de aplicar primeros auxilios básicos es esencial mantener la calma y la serenidad para poder evaluar bien la situación. Recuerde que siempre debe llamar a una ambulancia antes de prestar cualquier tipo de ayuda y aleje a los curiosos que de nada sirven a menos que tengan experiencia médica.

Si el lesionado está sangrando y quieren evitar contacto con el fluido, pueden usar guantes descartables de látex y en caso de no tener acceso a ellos, condones que pueden expandirse para cubrir las manos. Tengan en cuenta que los condones no fueron diseñados para esta función por lo que podrían romperse debido al estrés así que tengan cuidado de no forzarlos o utilicen más de uno para cubrir las manos.

Examine al lesionado y busque su pulso y su respiración. Para oír la respiración acerque el oído a la nariz y la boca y trate de escuchar el aliento. Si lo tiene disponible, ponga un espejo cerca de la nariz  para ver si se empaña. Al poner la mano en el tórax del lesionado podrá percibir si hay movimiento. El número normal de respiraciones por minuto es de 15 a 20.

Actuar con celeridad es esencial para evitar posibles daños cerebrales

También trate de determinar si la respiración es nasal (por la nariz) u oral (por la boca) y revise si los conductos respiratorios están obstruidos por la lengua, objetos extraños o secreciones.

Si el lesionado está consciente, pregúntele que molestias tiene y asegúrese de mantenerlo despierto y concentrado, en lo posible intentando que sea el quien hable.  Trate de moverlo lo menos posible, evite que se enfríe (algo muy posible si esta en shock) y no le de de beber café ni alcohol ni le permita consumir tabaco. Tampoco le ponga alcohol en ninguna parte del cuerpo ni le de líquidos o a lo sumo un poco de agua caliente excepto si sospecha de una herida en el vientre, en cuyo caso no se le debe dar ningún líquido en lo absoluto.

Tomar el pulso es también un indicador importante y para hacerlo puede poner dos dedos (generalmente índice y medio) en las arterias del cuello o la muñeca donde debería sentir de 60 a 80 latidos por minuto en adultos y de 100 a 140 en recién nacidos.

Revisar los reflejos: Si tiene una luz disponible, póngala sobre la pupila para ver si se contrae. También golpee suavemente para córnea del parpado para ver si responde con un movimiento. La parte interna del brazo o de la pierna pueden ser pellizcadas o pinchadas suavemente para medir su respuesta.

Hemorragia Profusa: Esta surge cuando una o varias arterias o venas son laceradas y puede causar la muerte del lesionado de 3 a 5 minutos. Es vital que reaccione sin perder tiempo, poniendo su mano sobre la herida y manteniendo una presión constante. Si tiene disponible, use un pañuelo o un pedazo de tela y trate de cerrar la herida con los dedos mientras la cubre con la mano.

Si no hay fractura, intente levantar la parte afectada a un nivel más alto que el del cuerpo pero al mismo tiempo que mantiene a la víctima acostada. En caso de no poder controlar la hemorragia aplique un torniquete, que consiste en un pedazo ancho y resistente de cualquier tipo de tela o un cinturón. El torniquete debe aplicarse alrededor de la parte superior del miembro y por encima de la herida.

Luego de aplicarlo amarre un medio nudo, ponga un trozo de palo o rama encima y haga otro nudo dándole suficientes vueltas hasta que el ajuste sea lo suficiente como para detener la hemorragia. El torniquete debe permanecer descubierto y a la vista para poder observar si el sangrado se detuvo o no. En caso de que así sea y la asistencia médica no llegue, aflójelo cada 20 minutos. Si el sangrado se detuvo, suelte el torniquete ligeramente pero esté preparado para volver a ajustarlo si el sangrado se reinicia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *