El cáncer de piel

El cáncer de piel es un conjunto de enfermedades neoplásicas con distintas causas, pero todas se manifiestan sobre la piel. Dentro del mismo, ubicamos todos los tumores cancerosos, excepto el melanoma maligno, que se origina en los melanocitos.

Se conoce como cáncer de piel a un conjunto de enfermedades neoplásicas que tienen diversos orígenes y diagnósticos, pero que tienen en común su ubicación sobre la piel. Dentro del cáncer de piel incluimos todos los tumores cancerosos excepto el melanoma maligno, el que se origina en los melanocitos.

Un cáncer de piel es un crecimiento anormal de las células cutáneas. Estos crecimientos requieren de tratamiento para que no se extiendan por otras partes como órganos y tejidos.

Los diversos tipos de cáncer de piel se clasifican de acuerdo al tipo de células epidérmicas que estén afectadas.

 

Las causas del cáncer de piel:

Hay una serie de elementos que pueden desencadenar la aparición del cáncer de piel:

– Exposición excesiva a los rayos ultravioleta, sobretodo, provenientes del sol. Pero también los que provienen de cabinas y lámparas bronceadoras.

– Exposición a ciertas radiaciones como la radioterapia.

– Exposición a productos químicos nocivos como el arsénico, la parafina, la hulla, la brea industrial y ciertos aceites.

– Lesiones graves o inflamaciones sobre la piel, que se extienden mucho en su duración.

– El xeroderma pigmentoso, una condición hereditaria que disminuye la capacidad que tiene la piel para reparar daños sobre el ADN, como resultado de la exposición a la luz solar.

– El síndrome de nevus basocelular, afección hereditaria que provoca tumores cancerosos en las células basales.

 

Síntomas del cáncer de piel:

Entre los síntomas del cáncer de piel podemos destacar: manchas, protuberancias que crecen, úlceras que no cicatrizan.

El carcinoma de células basales se manifiesta mediante zonas enrojecidas, escamosas y planas. También con pequeñas áreas de textura cerosa, brillante y translúcida. Además puede presentar vasos sanguíneos visibles o zonas con coloración negra, azul o café.

El carcinoma de células escamosas aparece como protuberancias crecientes, cuya superficie tiene textura áspera. También pueden verse como manchas rojizas planas, que se extienden lentamente. En ocasiones, aparecen como áreas similares a las de piel normal.

El sarcoma de Kaposi comienza normalmente como una reducida zona morada y posteriormente se convierte en tumor.

La micosis fungoide en el comienzo se manifiesta como una erupción en la zona de las caderas, los glúteos y el bajovientre. Suele confundirse con una irritación o una alergia.

Los sarcomas se manifiestan como masas de tamaño considerable, emplazadas debajo de la piel. Las células de Merkel, son tumoraciones que se ven como nódulos rojos o como llagas, y se ubican en la cara, los brazos y las piernas.

Para una detección precoz del cáncer de piel, es conveniente practicar periódicamente un autoexamen frente al espejo, buscando cualquier anomalía en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *