Como Tratar Picaduras de Insectos

Tanto en el campo como la ciudad, los insectos pueden atacar cuando menos nos lo esperemos y sus picaduras pueden ser muy molestas. Mosquitos y abejas son generalmente los peores agresores aunque las avispas y otras variedades también tienen sus mecanismos de defensa para repeler a potenciales agresores (o para sobrevivir en el caso de los mosquitos).

Las reacciones a la picadura de insecto varían dependiendo del grado de alergia que sufra el afectado pero estas recomendaciones van dirigidas a las reacciones de intensidad pequeña, ya que las más severas podrían requerir de tratamiento médico.

Los síntomas de la picadura van desde un eritema leve, comezón, dolor, etc hasta un edema de tejidos blandos que puede extenderse a lo largo de una extremidad, el rostro y otras zonas.

Cosméticos, perfumes y ropa clara atraen a los insectos

Para evitar las picaduras traten de no usar perfumes, cosméticos, fijadores para el cabello y similares en el campo ya que estos atraen a los insectos. Traten de vestirse con pantalones largos acompañados de calzado alto y ropa de manga largo de tonos oscuros o grises ya que estos colores de ropa también los atraen.

La vitamina A y el salitre del agua de mar al igual que el sudor, actúan como repelentes naturales de mosquitos y son recomendables en caso de no tener acceso a repelentes químicos.

Los tratamientos varían dependiendo de si el sujeto es alérgico o no. Si no lo es, los síntomas generalmente serán enrojecimiento, la hinchazón y picazón, por lo que los trataremos con una solución de calamina o un algodón empapado en amoníaco y agua o  un cubo de hielo. Las las cremas antiiflamatorias con corticoides pueden ser útiles, pero no las que contengan . No se antihistamínicos, ya que pueden llegar a producir erupciones en la piel  luego de exponerla directamente  a la luz solar.

En el caso de tratarse de una picadura de abeja, el aguijón deberá ser extraído usando pinzas o aguja estériles. Si se trata de una garrapata, esta deberá ser extraída suavemente para evitar que se rompa y lograr así extraerla entera. Esto se lograra aplicando tracción constante hacia afuera, sin aplastarla evitando movimientos bruscos. Si la cabeza queda adherida, también debemos extraerla, usando una aguja estéril de ser necesario

Si la persona es alérgica, notará la reacción en los primeros 15 minutos luego de la picadura y debe acudir inmediatamente a recibir asistencia médica.

¿Qué hacer en caso de amputación?

Los accidentes domésticos o laborales son causa de la amputación de miembros pero si se toman las medidas apropiadas, este puede ser reimplantado. Por eso hoy les traigo algunas recomendaciones que podrían serles de mucha utilidad ante una emergencia como esta.

Los accidentes domésticos o laborales son causa de la amputación de miembros pero si se toman las medidas apropiadas, este puede ser reimplantado. Por eso hoy les traigo algunas recomendaciones que podrían serles de mucha utilidad ante una emergencia como esta.

Recuerden actuar rápido, mantener la cabeza despejada y la tranquilidad, sabiendo que el tiempo es esencial para asegurar la correcta reimplantación del miembro. Si deciden esperar una ambulancia o no es decisión suya, pero evalúen si tienen un vehículo a su disposición, la zona en que se encuentran, y otros factores que los llevarán a decidir acerca de que opción les llevará menos tiempo.

En caso de una amputación mantengan la calma y reaccionen rápido

1-Informen al centro médico al que se  dirigen que van a enviar a un accidentado que sufrió una amputación (especifiquen si fue por arrancamiento, un corte limpio o por aplastamiento) y de la condición en que se encuentra.

2- Pongan una compresa en el miembro herido para detener la hemorragia y solo si esta no cesa, apliquen un torniquete. Es importante que traten de mantener el miembro elevado por encima del nivel del corazón.

3- Envuelva la parte amputada en gasa estéril o paño limpio pero en ningún momento use algodón cerca de las zonas heridas.

4- Introduzca la parte amputada (previamente envuelta en gasa o paño) en una bolsa plástica y asegúrese que este bien cerrada.

5- Sumerja la bolsa en un recipiente con agua y hielo o en otra bolsa con el mismo contenido (es más cómoda para transportarla).  La temperatura ideal para conservar la parte amputada durante el trayecto al centro médico es de unos 4ºC, algo que se consigue siguiendo el procedimiento previamente descrito. No pongan el hielo en contacto con la parte amputada en ningún momento, ya que el frío directo mataría las terminaciones nerviosas impidiendo su reimplantación.

6- No realicen ningún tipo de intento de limpieza ni desinfección del miembro herido ni la parte amputada ni tampoco le den al lesionado café, té ni bebidas alcohólicas.

Si se trata de una amputación incompleta, coloquen una férula que mantenga el miembro inmóvil, respetando todas las uniones que existan con el muñón las cuales son muy importantes.

En casos de amputación traumática, se recomienda no usar un torniquete ya que existe un riesgo importante de paro cardíaco al aflojarlo para evitar una necrosis. Al aflojar el torniquete no solo se oxigenan los tejidos sino que también entra al organismo una mezcla química que puede provocar un paro cardíaco al causar una fibrilación ventricular.

Como realizar Reanimación Cardiopulmonar

RCP, o reanimación cardiopulmonar, es una de las técnicas más empleadas para tratar a pacientes que han sufrido un paro cardiorrespiratorio. Esto puede producirse por una variedad de factores pero cuando el corazón deja de bombear sangre y los pulmones de traer oxígeno a la sangre, el cuerpo comienza a morir y a menos que se realicen las maniobras apropiadas, la muerte es inevitable luego de ocho minutos. El riesgo de daño cerebral se incrementa notablemente a partir de los 3 así que es esencial aplicar esta técnica lo antes posible.

RCP, o reanimación cardiopulmonar, es una de las técnicas más empleadas para tratar a pacientes que han sufrido un paro cardiorrespiratorio. Esto puede producirse por una variedad de factores pero cuando el corazón deja de bombear sangre y los pulmones de traer oxígeno a la sangre, el cuerpo comienza a morir y a menos que se realicen las maniobras apropiadas, la muerte es inevitable luego de ocho minutos. El riesgo de daño cerebral se incrementa notablemente a partir de los 3 así que es esencial aplicar esta técnica lo antes posible.

La aplicación apropiada de estas técnicas incrementa notablemente la chance de la supervivencia del afectado así que no duden en emplearla sí creen que es necesario. Junto con el instructivo escrito también les dejo un video que aclara muy bien los pasos a seguir.

El RPC debe realizarse lo antes posible para disminuir el riesgo de daño cerebral

Para realizar RPC

1-      Evalúe el entorno que lo rodea y considere si es seguro ya que no puede ayudar a nadie si su vida está en riesgo. Luego de verificar acérquese a la persona, tómela por los hombros y grítele fuerte, intentando que recupere la conciencia.

2-      En caso de que no responda llame a los servicios de emergencia

3-      Abra la vía área con una mano en la frente y otra elevando la mandíbula. Trate de determinar si respira, escuchando y observando.

4-      Si no respira, sople dos veces (una por segundo), observando si el tórax se eleva.

5-      Comprimir el centro del pecho de  30 veces por minuto, debiendo ocurrir una disminución del pecho de 5 cm.

6-       Continuar con el ritmo de dos respiraciones y 30 compresiones hasta la llegada de un equipo de emergencias que tenga un desfibrilador.

 

Primeros Auxilios para Quemaduras Leves

Una quemadura surge por un exceso de temperatura aplicada sobre una zona del cuerpo y al ser la piel el órgano más expuesto, también es el más propenso a resultar afectado. Existen tres tipos de quemaduras, que se clasifican en grado ascendente por su severidad, comenzando por el primero y llegando hasta el cuarto.

Las de primer grado serán las que mencione hoy, ya que rara vez requieren tratamiento médico y generalmente se curan en un período de aproximadamente una semana. Generalmente son dolorosas y se manifiestan a través de un enrojecimiento de la zona estando confinadas a la epidermis, la capa más superficial de la piel.

Las quemaduras de primer grado y segundo grado se curan por sí solas, aunque estas últimas requieren atención especial. De tercer grado en adelante se requiere atención médica. Por eso hoy les recomendaré primeros auxilios para las de primer grado, que probablemente sufran debido a problemas domésticos o una exposición prolongada al sol.

Las quemaduras de primer grado se curan por sí solas

Para las de primer grado les recomiendo los siguientes tratamientos caseros.

Aplicar cebolla picada sobre la quemadura lo antes posible.

Colocar dos cucharadas de yogur sobre la zona quemada y aguardar 15 minutos antes de retirarlo.

Apenas se haya producido la quemadura, remojarla en leche

Aplicar Aloe Vera

Aplicar miel en la zona quemada y luego vendarla.

Aplicar manteca.

Aplicar una gasa mojada con vinagre de manzana sobre la quemadura.

Moje una bolsa de papel en vinagre blanco y póngalo sobre la quemadura.

Para evitar el surgimiento de ampollas, pongan la piel de una cebolla sobre la zona.

 

Para las quemaduras producidas por el sol, pueden crear una loción hecha en partes iguales de vinagre y aceite de oliva y esparcirlo sobre la zona afectada. Existen muchas lociones diseñadas especialmente para esto pero en caso de no tener ninguna a la mano, esta es una solución útil.

Para distinguir entre las quemaduras de primer y segundo grado y las de tercer, recuerden que las de este último tipo tienen una textura húmeda y un color rojiblanco con ampollas que tendrán sangre. El dolor también será considerablemente más intenso.

Recuerden que ninguna de estos remedios es apropiado para quemaduras de tercer grado así que eviten emplearlos en esas circunstancias.

Como Detectar Alergias en Niños

Las alergias son algo cada vez más común en niños y a pesar de que existen gran variedad de tratamientos para enfrentarlas adecuadamente, primero es necesario saber a que nos enfrentamos.

Las alergias son algo cada vez más común en niños y a pesar de que existen gran variedad de tratamientos para enfrentarlas adecuadamente, primero es necesario saber a que nos enfrentamos.

Muchos niños reaccionan de forma violenta a algunos alérgenos que desencadenan una respuesta de su sistema inmune que puede manifestarse a través de rinitis (nariz aguada), urticaria y otros síntomas. Los casos más extremos pueden provocar una reacción anafiláctica que puede resultar potencialmente fatal, pero estos son una minoría y en general las alergias son más una molestia que un peligro.

Se estima que alrededor del 70% de los niños sufre de algún tipo de alergia y el tratamiento más efectivo es la inmunoterapia, que consiste en la administración de la sustancia a la que el paciente es alérgico durante varios años con el propósito de reducir su sensibilidad a la misma, adecuando su sistema inmune y aumentando su tolerancia.

Diagnosticar las alergias es fácil pero requiere paciencia y observación

Sin embargo antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento es esencial determinar a qué se es alérgico por lo que es necesario realizar una serie de pruebas. La mayoría consiste en recopilar un historial familiar de alergias (muchas se transmiten genéticamente) y observar al niño desde su nacimiento intentando determinar que alimentos y sustancias parecen generarle alergia.

El siguiente paso es realizar una prueba controlada, que generalmente consiste en suministrarle aquello que parece producirle alergia y medir los niveles de reacción que produce. Con esta información se determina el curso de acción a seguir ya que el tratamiento depende tanto del nivel de alergia como de la decisión de los padres del niño.

A pesar de que este tipo de pruebas pueden resultar engorrosas al principio son esenciales para determinar el tratamiento a seguir y numerosos estudios han demostrado que son completamente seguras.

Aun así ante cualquier duda consulten a un alergista acreditado y traten de mantener al niño lo más alejado posible de la sustancia alérgica, ya que esta es la principal forma de evitar reacciones de ese tipo.

Como tratar distintos tipos de Venenos


Muchos productos caseros y de uso común son extremadamente venenosos, pudiendo causar la muerte en caso de ser ingeridos. Hoy les hablaré de cómo responder en caso de consumo accidental de algunos los productos venenosos más comunes.

Recuerden que estos son solo paliativos y que deben llamar una ambulancia inmediatamente para que lleve al envenenado al hospital donde se le dará el tratamiento necesario. Aun así estas medidas, aplicadas prontamente, pueden suponer una gran diferencia entre la vida y la muerte al igual que reducen la posibilidad de secuelas graves.

A pesar de que el método de inducir el vómito es el más común para solucionar muchos tipos de envenenamientos otros requieren tácticas distintas. Recuerden que deben actuar lo más rápido posible ya que cada segundo cuenta.

La mayoría de los envenenamientos requieren inducir el vómito

Alcanfor: Si la persona está consciente, induzcan el vómito ya sea con una cucharada de mostaza en polvo disuelta en un vaso de agua caliente o una cucharada de sal disuelta en agua. Si no tienen ninguna de las dos disponibles, induzcan el vómito poniendo el dedo en la garganta.  Para vomitar, la posición más conveniente es con la cabeza más baja que el estómago.

Ácidos: NO INDUZCAN EL VÓMITO. Se recomienda dar Dos vasos de agua o varios de leche o 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en dos vasos de agua. Si algo de ácido cayó en la piel, laven la zona afectada con agua por lo menos por 15 minutos.

Alcohol desnaturalizado: Induzca el vómito. Luego de una cucharada de  bicarbonato de sodio disuelto en dos vasos de agua o un vaso de leche.

Alcohol para desinfectar: Induzca el vómito y luego dele de beber una mezcla que contenga dos cucharadas de carbón vegetal, una cucharada de leche de magnesia y cuatro cucharadas de té negro. Luego dé dos tazas de té o café concentrado.

Anticongelante que contenga alcohol o etilen-glicol: emplee el mismo método que el alcohol para desinfectar.

Blanqueador (con componente base de cloro): Una cucharada de espíritu de amoníaco (No confundan con el amoníaco casero) en un vaso de agua. Después proporcionen dos tazas de café concentrado caliente mezclado con la clara de 3 huevos.

Ácido carbónico: NO INDUZCAN EL VÓMITO. 4 cucharadas de aceite de oliva o aceite de mesa común. También puede emplear un vaso de leche o la clara de dos huevos en un vaso de agua. Luego hagan que beba 2 tazas de café o té.

Nafta: NO INDUZCAN EL VÓMITO. Media taza de aceite de oliva o o aceite de mesa común. Luego sigan con varias tazas de café o té concentrado.

Hongos venenosos: Induzcan el vómito y luego háganlo beber  2 cucharadas de sal de Epsom disueltas en dos vasos de agua. Luego dele 2 ó 3 tazas de té o café cargado, caliente.

Intoxicación con alimentos: Repitan el mismo procedimiento que con hongos venenosos

DDT: Repitan el mismo procedimiento que con hongos venenosos

Como Realizar la Maniobra de Heimlich

La Maniobra de Heimlich, también conocida como Compresión abdominal es un procedimiento de primeros auxilios utilizado para desobstruir el conducto respiratorio, cuando esta bloqueado por algun objeto. Es considerada una técnica de las técnicas más efectivas en caso de asfixia producto del atragantamiento aunque varios estudios recomiendan emplearla en conjunción con golpes en la espalda.

La Maniobra de Heimlich, también conocida como Compresión abdominal es un procedimiento de primeros auxilios utilizado para desobstruir el conducto respiratorio, cuando esta bloqueado por algun objeto. Es considerada una técnica de las técnicas más efectivas en caso de asfixia producto del atragantamiento aunque varios estudios recomiendan emplearla en conjunción con golpes en la espalda.

La maniobra fue descrita por el doctor Henry Heimlich en 1974 y a pesar de que los manuales médicos la llaman compresión abdominal, es mundialmente famosa por su “popularizador” ya que existe controversia respecto a quien la inventó.

Hoy les hablaré de como deben realizarla en adultos y niños y también en ustedes mismos si no cuentan con nadie que los ayude en el momento preciso. Se estima que varios miles de vidas se salvan cada año gracias a la maniobra y hoy les daré las instrucciones para realizarla.

La maniobra de Heimlich salva miles de vidas por año

En el caso de adultos, el sujeto debe estar de pie para que se le pueda abrazar por la espalda con ambos brazos. Una vez que se establece esa posición se apoya el puño  con el pulgar sobre el abdomen, presionando con una mano cerrada y la otra sobre la primera hacia el centro del estómago hasta que se expulse el objeto asfixiante. Se realiza presión hasta que las dificultades para respirar cesen y se acompaña con golpes en en la espalda.

En el caso de que uno se encuentre solo, se toma una silla con respaldo, se la situa debajo las costilas se empuja hacia arriba con fuerza hasta lograr expulsar la fuente de la asfixia.

En el caso de niños mayores de un año, debe tendérselo sboca arriba sobre una superficie rígida. Luego de apoyarán las manos una sobre la otra, en la zona entre el esternón y el ombligo y se empujará varias veces en dirección hacia el tórax.

En el caso de niños menores de un año, se recomienda emplear a sujetar al niño boca abajo, inclinado ligeramente hacia adelante. Luego se sujeta la cabeza con el antebrazo y se le dan varios golpes entre los omóplatos. Si la dificultad para respirar persiste luego de la sexta maniobra se debe apoyar al niño en una superficie rígide y presionar varias veces el centro del tórax. Por si no les quedó claro, arriba les dejo una ilustración que explica bien cada una de las variantes de la maniobra.

 

Tratamientos de Emergencia para Heridas Varias

Luego de hablar de respiración boca a boca y primeros auxilios, les traigo consejos sobre como tratar algunas lesiones mucho más específicas y que a pesar de parecer poco comunes podrían tener que enfrentar en algún momento.


Luego de hablar de respiración boca a boca y primeros auxilios, les traigo consejos sobre como tratar algunas lesiones mucho más específicas y que a pesar de parecer poco comunes podrían tener que enfrentar en algún momento.

Muchas de estas ocurren en circunstancias domésticas, donde uno cree estar relativamente seguro y por ello se descuida lo que puede llevar a consecuencias letales. Recuerden que esta situaciones requieren acciones rápidas y decisivas y si no se sienten capaces de ellas déjenle paso a alguien que si pueda realizarlas.

Tampoco olviden que estas son medidas temporales y sumamente básicas que en ningún momento sustituyen la atención médica apropiada ofrecida por un profesional, la cual debe obtenerse lo antes posible.

La mayoría de los accidentes domésticos son fácilmente prevenibles

Gases venenosos : Si es posible, controle la salida de los gases y traslade a la víctima a un lugar donde circule aire fresco. Evite que otras personas sin el equipo adecuado entren al área e inicie respiración de boca a boca. Si es posible abra ventas y puertas para ventilar el gas.

Ahogamiento: Se trata con respiración boca a boca pero recuerde estar atento a la respiración de la víctima ya que podría toser agua en cualquier momento. Puede iniciarse en cualquier lugar pero se recomienda llevar a la víctima a aguas poco profundas si es posible.

Sofocación con una bolsa de plástico: Rompa o retire inmediatamente la bolsa de la cara de la víctima. y comience la respiración  boca a boca.

Electrocución: Es esencial que no toque a la víctima mientras esta esté en contacto con la fuente de corriente ya que usted mismo podría ser electrocutado también. Con la excepción de tener preparación especial para este tipo de emergencia, llamé a la compañía eléctrica para que corten la corriente o si es posible busque un interruptor para hacerlo usted mismo. Apenas haya sido cortada la corriente, inicie la respiración boca a boca.

Contusiones, golpes en cabeza o abdomen: En caso de falta de respiración de la víctima, practica respiración boca a boca inmediatamente.

Obstrucción de las vías respiratorias debido a cuerpos extraños: Observe si la dificultad para respirar dura más de un minuto y en caso de que sea así, llame al a ambulancia. Si se trata de un niño en edad de lactancia, sosténgalo de los tobillos con la cabeza colgado hacia abajo, abra su boca, tire suavamente de la lengua del infante y espere hasta que el objeto sea expulsado.

Si se trata de un niño de mas edad, sosténgalo cabeza abajo sobre sus brazos o sus rodillas y limite su garganta con los dedos, jalando la lengua hacia afuera. Si la dificultad para respirar continúa, inicie respiración boca a boca.

En el caso de adultos, coloquen a la víctima de costado, asegurándose que la cabeza este más baja que los hombros o también pueden reclinar la cabeza sobre el respaldo de una silla. Limpien la garganta con los dedos y jalen la lengua hacia afuera, iniciando respiración boca a boca si las dificultades para respirar continúan.

 

Respiración Boca a Boca y Alternativas

Cuando nos encontramos con una persona que ha cesado de respirar debemos iniciar respiración boca a boca o artificial si la primera no puede llevarse a cabo. Para determinar si la persona ya no respira debemos acercar el oído a la nariz y la boca y trate de oír el aliento. Poner un espejo cerca de la nariz para ver si se empaña. Al poner la mano en el tórax del lesionado también podremos percibir si hay movimiento, indicando la respiración. El número normal de respiraciones por minuto debería ser de 15 a 20.


Cuando nos encontramos con una persona que ha cesado de respirar debemos iniciar respiración boca a boca o  artificial si la primera no puede llevarse a cabo. Para determinar si la persona ya no respira debemos  acercar el oído a la nariz y la boca y trate de oír el aliento. Poner un espejo cerca de la nariz  para ver si se empaña. Al poner la mano en el tórax del lesionado también podremos percibir si hay movimiento, indicando la respiración. El número normal de respiraciones por minuto debería ser de 15 a 20.

Otro indicador de falta de respiración es cuando las uñas de los dedos o la lengua se ponen azules, denotando la falta de oxígeno en la sangre. Recuerden que cuanto más tiempo pase el lesionado sin oxígeno, mayores son las chances de que sufra daño cerebral así que deben actuar lo antes posible.

Para iniciar la respiración boca a boca revisen la boca y la garganta para detectar obstrucciones y removerlas en caso de que sea necesario.  Luego coloquen a la víctima con la cara hacia arriba, levanten su cuello con una mano, inclinen su cabeza hacia atrás y sosténganla con otra mano. Busquen obstrucciones en la boca y luego de asegurarse que no hay ninguna levanten hacia arriba la mandíbula con la mano que sostenía el cuello, evitando que la lengua obstruya el paso de aire a los pulmones.

Observen bien la reacción del lesionado al tratamiento

Aspiren profundo y pongan su boca sobre la boca o la nariz de la víctima (en caso de que la boca esté obstruida la nariz es una alternativa perfectamente válida para hacer llegar el aire a los pulmones). Luego presione su boca firmemente sobre la boca o la nariz de la víctima para que no se escape el aire y sople el aire aspirado, sobre la boca o la nariz de la víctima hasta que vea que su pecho se levanta.

 

Luego separe la boca y deje que el aire que sopló salga.  En el caso de respiración boca a nariz, presione su boca contra la nariz del paciente y mantenga los labios de la víctima cerrados con los dedos de la mano para evitar que se escape el aire cuando sople dentro de la nariz.

En el caso de respiración boca a boca presione fuertemente sus labios contra los de la víctima y cierre la nariz del paciente en el momento que sople aire dentro de la boca. En ambos casos, apenas vea que el torso desciende y escucha el aire salir, inspire nuevamente y repita el procedimiento alrededor de 15 veces por minuto.

Respiración Artificial Manual: Este método de respiración debe emplearse cuando no pueda usarse el método de boca a boca. Primero coloque a la víctima con el rostro hacia arriba y póngale algo debajo de los hombros para  que la cabeza caiga hacia atrás. Luego arrodíllese detrás de la cabeza del accidentado y mire directamente  la cara de la víctima.

Luego tome ambas manos de la víctima, crúcelas hacia adelante y empújelas contra la parte baja del pecho del accidentado. Estire inmediatamente los brazos de la víctima hacia afuera, arriba y atrás, lo más que le sea posible, repitiendo este movimiento unas 15 veces por minuto.

Si cuenta con asistencia de otra persona esta debe sostener la cabeza hacia atrás mientras levanta la mandíbula hacia adelante.

La respiración boca a boca no requiere posiciones especiales y puede administrarse en casi cualquier lugar. Este tipo de respiración también permite tener las manos libres para colocar la cabeza hacia atrás y mantener la mandíbula elevada hacia arriba, que es esencial para que este tipo de auxilio funcione bien.

Primeros Auxilios Básicos: Actuación Inicial y Torniquetes

Aquí tienen instrucciones básicas de primeros auxilios que encontrarán útiles en casi cualquier circunstancia y que solo requieren un poco de memoria para realizarse adecuadamente. Recuerden que esto no sustituye al entrenamiento médico profesional y que solo se debe emplear cuando no hay un doctor cerca.


Antes que nada a la hora de aplicar primeros auxilios básicos es esencial mantener la calma y la serenidad para poder evaluar bien la situación. Recuerde que siempre debe llamar a una ambulancia antes de prestar cualquier tipo de ayuda y aleje a los curiosos que de nada sirven a menos que tengan experiencia médica.

Si el lesionado está sangrando y quieren evitar contacto con el fluido, pueden usar guantes descartables de látex y en caso de no tener acceso a ellos, condones que pueden expandirse para cubrir las manos. Tengan en cuenta que los condones no fueron diseñados para esta función por lo que podrían romperse debido al estrés así que tengan cuidado de no forzarlos o utilicen más de uno para cubrir las manos.

Examine al lesionado y busque su pulso y su respiración. Para oír la respiración acerque el oído a la nariz y la boca y trate de escuchar el aliento. Si lo tiene disponible, ponga un espejo cerca de la nariz  para ver si se empaña. Al poner la mano en el tórax del lesionado podrá percibir si hay movimiento. El número normal de respiraciones por minuto es de 15 a 20.

Actuar con celeridad es esencial para evitar posibles daños cerebrales

También trate de determinar si la respiración es nasal (por la nariz) u oral (por la boca) y revise si los conductos respiratorios están obstruidos por la lengua, objetos extraños o secreciones.

Si el lesionado está consciente, pregúntele que molestias tiene y asegúrese de mantenerlo despierto y concentrado, en lo posible intentando que sea el quien hable.  Trate de moverlo lo menos posible, evite que se enfríe (algo muy posible si esta en shock) y no le de de beber café ni alcohol ni le permita consumir tabaco. Tampoco le ponga alcohol en ninguna parte del cuerpo ni le de líquidos o a lo sumo un poco de agua caliente excepto si sospecha de una herida en el vientre, en cuyo caso no se le debe dar ningún líquido en lo absoluto.

Tomar el pulso es también un indicador importante y para hacerlo puede poner dos dedos (generalmente índice y medio) en las arterias del cuello o la muñeca donde debería sentir de 60 a 80 latidos por minuto en adultos y de 100 a 140 en recién nacidos.

Revisar los reflejos: Si tiene una luz disponible, póngala sobre la pupila para ver si se contrae. También golpee suavemente para córnea del parpado para ver si responde con un movimiento. La parte interna del brazo o de la pierna pueden ser pellizcadas o pinchadas suavemente para medir su respuesta.

Hemorragia Profusa: Esta surge cuando una o varias arterias o venas son laceradas y puede causar la muerte del lesionado de 3 a 5 minutos. Es vital que reaccione sin perder tiempo, poniendo su mano sobre la herida y manteniendo una presión constante. Si tiene disponible, use un pañuelo o un pedazo de tela y trate de cerrar la herida con los dedos mientras la cubre con la mano.

Si no hay fractura, intente levantar la parte afectada a un nivel más alto que el del cuerpo pero al mismo tiempo que mantiene a la víctima acostada. En caso de no poder controlar la hemorragia aplique un torniquete, que consiste en un pedazo ancho y resistente de cualquier tipo de tela o un cinturón. El torniquete debe aplicarse alrededor de la parte superior del miembro y por encima de la herida.

Luego de aplicarlo amarre un medio nudo, ponga un trozo de palo o rama encima y haga otro nudo dándole suficientes vueltas hasta que el ajuste sea lo suficiente como para detener la hemorragia. El torniquete debe permanecer descubierto y a la vista para poder observar si el sangrado se detuvo o no. En caso de que así sea y la asistencia médica no llegue, aflójelo cada 20 minutos. Si el sangrado se detuvo, suelte el torniquete ligeramente pero esté preparado para volver a ajustarlo si el sangrado se reinicia.