Remedios caseros para el acné

El acné es una condición que la mayoría de las personas padece en algún momento de su vida. A pesar de no ser fatal, puede causar severas cicatrices físicas y mentales en la persona y por eso hoy les traigo algunos remedios caseros para el acné. Esta enfermedad dermatológica se produce por la inflamación crónica de las glándulas sebáceas (que segregan grasa) y es muy comun en las zonas del rostro y la espalda.

El acné es una condición que la mayoría de las personas padece en algún momento de su vida. A pesar de no ser fatal, puede causar severas cicatrices físicas y mentales en la persona y por eso hoy les traigo algunos remedios caseros para el acné. Esta enfermedad dermatológica se produce por la inflamación crónica de las glándulas sebáceas (que segregan grasa) y es muy comun en las zonas del rostro y la espalda.

La enfermedad es muy común en jóvenes de 14 a 17 años ya que debido a los cambios hormonales ocurridos a esa edad es más probable que las glándulas funcionen con más intensidad haciéndolas más propensas a inflamarse. Es en esta edad que el niño se convierte en adulto, sufriendo importantes cambios físicos y emocionales que incluyen un incremento de su actividad horminal. Existen numerosos métodos para enfrentar el problema y hoy les hablaré de uno que consiste en limón.

El acné es difícil de prever en la infancia aunque si se estudia el perfil de los padres y si estos sufrieron de él en la adolescencia entonces más probable, aunque no definitivo, que a ellos les ocurra lo mismo. También dejen de lado los mitos como el chocolate y la naranja, ya que consumir estos alimentos no provoca acné aunque sí puede causar reacciones adversas en personas alérgicas a ellos (que no deben confundirse con acné).

Un nuevo rostro

Para evitar el acné se recomienda lavarse el rostro con un jabón neutro dos veces al día, evitar productos abrasivos para la piel ya que estos agravan la condición, no usar cosméticos ni protectores solares con base de aceite y tampoco rascarse ni apretarse los granos ya que esto es totalmente contraproducente.

Entre los remedios caseros que pueden haber oído mencionar anteriormente pero que son totalmente falsos se encuentra el aceite emulsionado, la pasta de dientes y el vapor de agua, los cuales no solo no tienen los resultados deseados sino que podrían terminar exacerbando su condición.

Entre los remedios caseros verdaderamente efectivos se encuentra poner una rodaja de limón o una cucharada de yogurt sobre la zona afectada (aunque aplicarlo por las zonas aledañas puede tener un efecto preventivo) hasta que todo lo aplicado se evapore. Esto es más recomendable por las noches, para darle el tiempo de acción necesario que requiere que estemos quietos aunque les aseguro que se sorprenderán de lo rápido que se evaporan ambos productos una vez aplicados.

Recuerden que estos tratamientos solo son recomendables para personas con casos leves de acné. Si ven que su piel no responde o que su acné es mucho más grave, les recomiendo consultar un dermatólogo especializado que les dará un tratamiento acorde luego de estudiar su condición con un ojo mucho más experimentado y entrenado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *