Auxilio ante mordida de serpiente

Consejos para una correcta asistencia ante una mordedura de serpiente. Fotos y pasos a seguir para auxiliar a una persona que fue mordida por una serpiente.

Antes de comenzar con los auxilios primero es importante identificar el tipo de serpientes que realizó la mordedura, ya que esto será de ayuda para el tratamiento que se le realice a la víctima en el centro asistencial.

Luego sí debemos proceder a ayudar a la persona damnificada, colocándola en reposo y tranquilizándola, ya que es fundamental mantener la calma en momentos como estos. Para ayudarla de la mejor manera, te aconsejamos que sigas las siguientes recomendaciones:

-Debes suspenderle cualquier actividad que esté realizando, porque la excitación acelera la circulación y ésta aumenta la absorción del veneno. También es importante que le quites los anillos y aquellos elementos que le puedan apretar la parte afectada. En caso que sea posible, lávale esa zona con bastante agua y jabón, sin friccionar.

-No utilices hielo ni hagas cortes en cruz sobre las marcas de la mordedura. Si es imposible que la víctima reciba atención médica antes de que transcurra media hora, debes considerar la posibilidad de succionarle la herida con el equipo de succión para animal ponzoñoso. Si esto no es posible, usa una aguja hipodérmica estéril para realizar punciones en la zona de la mordedura. La profundidad varía dependiendo del tipo de serpiente que haya causado la lesión, generalmente oscila entre 3 milímetros y 2 centímetros.

-Debes succionar el líquido que extraigas y repetir este procedimiento durante los primeros 30 minutos después de la mordedura. De no ser posible tendrás que recurrir al viejo método de la succión bucal sobre las marcas, para lo cual deberás colocar un plástico y succionar a través de él durante media hora. Luego tendrás que cubrir la zona con gasa o un apósito.

-Posteriormente deberás aplicar un vendaje compresivo y apretado, pero no demasiado fuerte, que vaya desde la mano al hombro o del pie a la ingle. La venda tiene que quedar lo suficientemente tensa como para cerrar las venas superficiales y los vasos linfáticos, pero no para obstruir la circulación arterial. De esta manera se evita la circulación del veneno y se obtiene un tiempo de seguridad, hasta que se logre conseguir atención médica.

-El vendaje nunca debe soltarse hasta que no se haya administrado el suero antiofídico, y debe ser aflojado gradualmente en el centro asistencial. Si no cuentas con una venda, puede ser muy útil inmovilizar el brazo o pierna afectada con una férula o entablillado.

-En accidente ofídico por corales o cascabel, si se presenta parálisis de lengua y mandíbula, puedes realizar hiperextensión del cuello, para abrir las vías respiratorias. Es importante que estés alerta para prevenir el shock. Por último debes transportar a la víctima a un centro asistencial preferentemente en una camilla, para que se le administre el suero antiofídico y se atiendan las complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *