Como actuar ante una hemorragia

Consejos para realizar una correcta asistencia a una persona que presenta una hemorragia. Fotos y pasos a seguir para auxiliar a una persona con una hemorragia.

Cuando hablamos de hemorragia nos referimos a una salida de sangre fuera de los vasos sanguíneos, debido a una lesión traumática. La misma puede ser externa o interna, dependiendo si vemos salir la sangre o no.

A continuación les daremos algunos consejos acerca de cómo deben actuar cuando están en presencia de una hemorragia, sea externa o interna.

Hemorragia externa

-En primer lugar deben acostar a la persona afectada, preferentemente con la cabeza ubicada más abajo que el tronco o las piernas, de modo de aumentar el flujo sanguíneo al cerebro. En caso que la herida esté en una extremidad, si es posible lo mejor sería elevar esa parte del cuerpo para disminuir el flujo sanguíneo.

-A continuación se debe proceder a limpiar cuidadosamente la herida, para posteriormente aplicar presión sobre la misma con un paño limpio. Se debe mantener esta presión hasta que pare el sangrado, y cuando esto suceda hay que envolver la herida con un vendaje compresivo.

-En caso que el sangrado no pare con la presión directa, se puede proceder a aplicar una compresión arterial directa en el vaso que irriga la zona lesionada. Para ello primero se debe localizar el pulso de la arteria correspondiente, para después ejercer una compresión firme y constante con los dedos o con el puño.

-Si el sangrado continúa o vuelve a aparecer, será necesario acudir a un centro médico con urgencia. En caso que la hemorragia se deba a amputación o trituración de la extremidad, se tendrá que colocar un torniquete que deberá ser aflojado cada 20 minutos. Si la víctima está consciente se le puede dar líquidos para que beba.

Hemorragia interna

Para detectar este tipo de hemorragia hay que guiarse por los signos y síntomas que se presentan. Algunos de los signos pueden ser el sangrado de los oídos, nariz, recto, vagina, vómitos o flemas con sangre. Otros signos son las contusiones del cuello, tórax o abdomen, y heridas que hayan penetrado en el cráneo, tórax o abdomen.

Por otro lado, algunos de los síntomas por los cuales podemos detectar esta hemorragia son la piel fría, pálida y sudorosa, respiración rápida y superficial, pulso rápido y débil y sensación de intranquilidad. También se puede llegar a perder la conciencia.

Cuando se está en presencia de una hemorragia interna lo primero que se debe hacer es acostar a la persona afectada, y elevar sus piernas. Luego hay que comprobar la respiración y el pulso, y cubrir la víctima con una manta.

Es muy importante tener en cuenta que al accidentado no se le debe dar ninguna clase de líquidos, al tiempo que se debe pedir ayuda urgente para trasladar la persona a un centro médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *