Cómo movilizar a un herido

Cuando prestamos socorro a un accidentado debemos tratarlo siempre como si tuviese lesión cervical, ante la imposibilidad de estar seguros de que no la tiene. Para ello debemos conocer técnicas de movilización de heridos.

Cómo movilizar a un herido

Cuando estamos brindando primeros auxilios a un herido, no tenemos forma de conocer con seguridad si tiene una lesión cervical, por eso debemos siempre actuar como si existiera e intentar no mover al herido, a menos que sea imprescindible. Pero esto implica que debemos saber cómo movilizar a un herido, de lo contrario podríamos ocasionarle un daño irreparable.

En primeros auxilios existe una serie de normas para la movilización y transporte de heridos de forma segura, que contempla posibles lesiones cervicales.

Cómo movilizar y trasladar a un herido

Nunca debemos mover a un herido si se puede atender en el lugar o aguardar por ayuda. Sólo en caso de que sea vital para el herido, su traslado, lo movilizaremos.

En caso de peligro inminente (incendio, explosión, avalancha, intoxicación, debido a un paro cardiorespiratorio, entre otros) moveremos al herido, siempre que:

• En caso de existir fractura, tenga los huesos inmovilizados.

• Hayan sido bloqueadas las hemorragias severas.

• El pulso o respiración, hayan sido restablecidos con la reanimación cardíaca o respiratoria.

También es de gran importancia cuidar la salud del socorrista, por lo que se seguirá un procedimiento para el transporte del lesionado:

• Levantar al lesionado con los brazos (del socorrista) lo más pegados al tronco.

• No forzar muñecas o tobillos, emplear la fuerza de los músculos más potentes (glúteos, bíceps, cuádriceps, etc.).

• Buscar un buen apoyo para los pies. Esto es muy importante cuando se trata de mover heridos en una montaña, al aire libre, etc. evitaremos apoyarnos en superficies sueltas, como arena, rocas sueltas, etc.

• Para levantar a un herido, no se debe flexionar la cadera, sino las rodillas, mientras mantenemos la cadera extendida.

• Evitar las rotaciones de columna o torsiones mientras se carga con el herido, concentrando la fuerza en los músculos abdominales y de ese modo fijar la columna, evitando lesiones.

• Caminar despacio, con paso medio y las piernas separadas.

Técnicas para movilizar a un herido de forma segura

• Técnica de la cuchara: cuando sólo se puede acceder a la víctima por un lado. Tres socorristas se arrodillan junto a la víctima e introducen sus manos debajo de ella a la altura de la cabeza y hombros; la parte baja de la espalda y muslos; las piernas por debajo de las rodillas. A un mismo tiempo colocan sobre las rodillas a la víctima, mientras un cuarto coloca una camilla por debajo de la víctima. Al mismo tiempo, depositan a la víctima sobre la camilla.


• Técnica del puente:
cuando se puede acceder a la víctima por los dos costados. También requiere de cuatro socorristas. Tres que se colocan sobre la víctima con las piernas a sus lados y lo levantan por la cabeza y hombros, la región lumbar, y los pies. El cuarto desliza la camilla bajo la víctima desde la cabeza hacia los pies. Luego colocan a la víctima en la camilla.

• Maniobra Rautek: se utiliza para retirar a un accidentado del interior de un automóvil, protegiendo su columna vertebral al hacerlo. Si el accidentado tiene los pies enganchados al auto, se liberan en primer lugar. El socorrista se acerca a la víctima por un costado y lo toma por debajo de las axilas, sujetándole el brazo por la muñeca con una mano y con la otra el mentón. Afirmando a la víctima contra su pecho. Muy lentamente extrae a la víctima del auto, manteniéndole el tronco, la cabeza y el cuello en un solo bloque. Una vez que tiene a la víctima fuera del auto, la deposita sobre una camilla o sobre el suelo. Esta maniobra sólo se realiza cuando la permanencia de la víctima en el vehículo es un riesgo para su vida.

• Traslado en brazos: este es un método para mover a un accidentado, para un rescatista solo. Sólo sirve para víctimas de lesiones leves. Se sostiene a la víctima por debajo de las rodillas y por la espalda. Sólo se puede practicar en caso que la víctima tenga un peso que lo permita.

• Traslado sobre la espalda (a cuestas): el socorrista carga a la víctima sobre su espalda, soportando el peso del mismo sobre su tronco. Es un método bastante fácil, pero sirve solo para víctimas de lesiones leves que estén conscientes. Requiere de la colaboración de la víctima.

Arrastre de la víctima: este método sirve para trasladar a víctimas pesadas o en sitios angostos o de difícil maniobrabilidad. Se puede arrastrar a la víctima por las axilas, por los pies, con una manta o atando las muñecas de la víctima con un pañuelo y colgando sus brazos del cuello del socorrista, que se trasladará gateando a horcajadas de la víctima.

Otras formas de traslado emplean una silla para transportar a la víctima. También se puede hacer una silla con las manos.

Cómo aplicar vendajes correctamente

Es muy importante que sepamos cómo aplicar vendajes correctamente, a la hora de prestar primeros auxilios a un lesionado, de lo contrario podemos ocasionar más daño que beneficio.

Cómo aplicar vendajes correctamente

Primero que nada, vamos a definir qué es un vendaje, se trata de ligaduras confeccionadas con tejidos, preferentemente de algodón, para envolver una parte del cuerpo lesionada. Es muy importante saber cómo aplicar vendajes correctamente, un vendaje mal colocado podría ocasionar más daño que beneficio.

Los vendajes se emplean en casos de heridas, fracturas, esguinces, luxaciones y hemorragias, y cada problema tiene su tipo específico de vendaje. Los procedimientos en los que utilizaremos vendajes son: para sujetar apósitos, fijar entablillados y fijar articulaciones.

Las vendas pueden ser de lienzo, de gasa, de muselina, elásticas o enyesadas. Cada una tiene una utilidad diferente: las de lienzo se utilizan en heridas cortantes o lesiones musculares, las de gasa se usan para quemaduras y todo tipo de herida que necesite airearse, las elásticas son para lesiones musculares y las enyesadas para fracturas.

 

Tipos de vendajes

Hay muchas maneras de colocar un vendaje, dependiendo del tipo de lesión:


• Vendaje circular:
se utiliza para iniciar o finalizar un vendaje, generalmente en los miembros, tronco o cabeza. La venda debe rodear completamente el sector de cuerpo a vendar. Es empleado para controlar hemorragias, sujetar apósitos.


• Vendaje espiral:
empleado usualmente para las extremidades. Cada vuelta cubre las dos terceras partes de la vuelta anterior. Se utiliza para sujetar apósitos o férulas en el brazo, muslo, mano, antebrazo y pierna. El vendaje debe comenzar en la parte más alejada del corazón, para que continúe en la misma dirección de la circulación sanguínea. Esto evitará que la circulación se corte o enlentezca y se inflame la extremidad. Siempre que sea posible dejaremos libre de vendaje la articulación y los dedos (de la mano o el pie), para permitir los movimientos.


• Vendaje en espiral con doblez:
para el antebrazo o la pierna. Comienza con dos vueltas circulares que fijan el vendaje y se dirige hacia el corazón, en forma de espiral. Para el antebrazo, se comienza por el pulgar, se rodea y luego se sigue con la mano. Luego se cubre el antebrazo. Se termina con dos o tres vueltas circulares.


• Vendaje en ocho o tortuga:
se emplea para articulaciones, pues permite una cierta movilidad. Para aplicarlo es necesario que la articulación (codo, muñeca, tobillo, rodilla, hombro) esté levemente flexionada. Se comienza con una vuelta circular en medio de la articulación, luego se dirige la venda hacia arriba y luego hacia abajo, formando ochos, de manera que la venda se cruce en el centro de la articulación.

• Vuelta recurrente: este vendaje se emplea para las manos o muñones de amputación y para las puntas de los dedos. Se fija el vendaje con una vuelta circular y se lleva hasta el extremo del dedo o muñón y luego se vuelve hacia atrás. Se hace un doblez y se vuelve a la parte alejada (distal). Se fija con una vuelta circular.

Primeros auxilios para contusiones

Información para hacer un correcto tratamiento de una contusión. Fotos y pasos a seguir para curar correctamente una contusión dependiendo su grado.

Las contusiones son lesiones que se originan por una acción violenta de instrumentos y mecanismos variados y por caídas y golpes violentos que sufre el organismo pero sin que se produzca una rotura de piel. Estas lesiones pueden provocar desgarros musculares, rotura de vísceras, fractura de huesos, etc.

De acuerdo a la intensidad, las contusiones se dividen en cuatro categorías, las cuales requerirán de diferentes auxilios. Las mismas son mínimas, primer, segundo y tercer grado. A continuación te brindamos algunos consejos para que sepas como asistir a una persona que presenta este tipo de heridas.

Contusiones de primer grado

Empezamos por las contusiones de primer grado, ya que las mínimas no requieren tratamiento y desaparecen en unos días. En este caso se pueden ver afectados los capilares, que por el golpe pueden romperse produciendo una minúscula pérdida de sangre, provocando que la piel tome un color morado.

Este problema desaparece en unos pocos días, variando su color a verdoso y después amarillento. Aparte del dolor el principal síntoma es una pequeña paresia (sensación de hormigueo) muscular, que es más intensa cuando el golpe se da en algún trayecto nervioso. En este caso lo que se debe hacer es mantener la zona en reposo, y aplicar hielo o compresas frías.

Contusiones de segundo grado

Se consideran contusiones de segundo grado cuando los golpes son más grandes y producen la lesión de vasos mayores, lo que provoca una colección líquida que produce relieve y se denomina hematoma o chichón.

Al igual que con las contusiones de primer grado, en este caso lo que se debe hacer es inmovilizar la zona afectada y aplicar frío local con compresas o hielo. Lo que no se puede hacer es pinchar ni intentar vaciar el hematoma, ya que éste se reabsorbe por sí solo. Es probable que esta lesión tarde un poco más en desaparecer.

Contusiones de tercer grado

Si bien en un principio la piel puede ser de color normal y después volverse de color gris, hay un aplastamiento de grasa y músculos que pueden quedar reducidos a una masa, afectando a otras estructuras internas como nervios, huesos, etc. Esto puede producirse por una caída muy intensa o aplastamiento.

Para darse cuenta que una persona sufre una contusión de este tipo cuando es aplastada por un objeto, debemos observar al momento de retirar el objeto aplastante (viga, vehículo) como está la extremidad. Si la misma está fría, inflamada y dura, y la piel presenta ampollas, son claros síntomas de una contusión de tercer grado. Otros elementos que caracterizan esto son la falta de sensibilidad superficial, pero con dolor cuando se hace una palpación profunda, y la presencia de otras alteraciones como fracturas, heridas, etc. Ante esto se debe trasladar a la víctima con urgencia hasta un centro sanitario.

Como evitar el atragantamiento

Consejos para evitar sufrir un atragantamiento. Fotos y pasos a seguir para lograr prevenir un atragantamiento tanto de adultos como de niños.

El atragantamiento se produce cuando un trozo de alimento o algún otro cuerpo extraño se queda atorado en la garganta o en la vía aérea, impidiendo que el oxigeno llegue a los pulmones y al cerebro. Este hecho en la actualidad provoca más de cuatro mil muertes por año.

La falta de oxigeno en el cerebro durante más de cuatro minutos puede ser un hecho muy peligroso, ya que puede causar un daño cerebral o directamente la muerte. Por eso es importante reconocer un atragantamiento y saber cómo actuar, tanto en nuestra casa como en un restaurante u otro lugar público.

Una de las soluciones cuando estamos en presencia de este caso es la maniobra de Heimlich, la cual consiste en un procedimiento de emergencia que se usa para ayudar a las personas que se están atragantando y que salva miles de vida cada año.

Sin embargo, mucho mejor que tener que utilizar una técnica cuando esto sucede, es tomar las precauciones necesarias para evitar que el atragantamiento ocurra. Para ello a continuación les brindamos algunos consejos para que tengan en cuenta, de modo que no tengan que pasar por estos malos momentos.

En el caso de los adultos las medidas no son muchas, ya que a diferencia de los niños nosotros sabemos cuidarnos. Es importante cortar los alimentos en trozos pequeños, y masticar la comida en forma lenta y cuidadosa, sobre todo si se usa dentadura postiza. También es fundamental evitar reírse y hablar mientras se mastica y traga, al tiempo que se debe tratar de no consumir mucho alcohol antes y durante las comidas.

Por otro lado, cuando tenemos niños las precauciones deben aumentar, ya que debemos tener en consideración otros factores. En este caso, es importante mantener las canicas, piedras, tachuelas, los globos de látex y otros objetos fuera del alcance de los chicos, en especial cuando se tienen niños menores de tres años.

También es fundamental evitar que los chicos corran, jueguen o caminen con comida o juguetes en la boca, ya que esto puede ser muy peligroso. Es aconsejable que los niños menores de cuatro años no coman alimentos que se puedan atorar con facilidad en sus gargantas, como por ejemplo salchichas, nueces, trozos de carne o de queso, caramelos duros o pegajosos, palomitas de maíz, etc.

También es muy importante la vigilancia constante de los niños pequeños en las comidas, ya que éstos suelen llevarse a la boca los alimentos independientemente de sus tamaños. Por último, hay que evitar que los hermanos mayores les den alimentos o juguetes peligrosos a los niños más chicos.

Primeros auxilios para fractura de clavícula

Información para asistir correctamente a una persona con la clavícula fracturada. Foto y dato de los pasos a seguir para auxiliar a una persona con la clavícula fracturada.

En primer lugar explicaremos cual es la función principal de la clavícula, la cual sería un soporte entre los omóplatos y la punta del esternón, con el objetivo de ayudar a sujetar los brazos. Por este motivo es muy raro que este hueso se rompa por un golpe directo.

Generalmente la fractura de la clavícula se produce por una fuerza indirecta que le llega transmitida por el impacto en el hombro o a través del brazo, como por ejemplo cuando se cae con el brazo extendido. Las mismas son lesiones que se dan mucho en las personas jóvenes, como consecuencia de actividades deportivas.

Es posible que los fragmentos del hueso roto se encuentren desplazados, lo que provocará una hinchazón y hemorragia de los tejidos colindantes. También puede provocar una deformación del hombro, al tiempo que ese sector quedará inflamado por un tiempo.

A continuación les daremos indicaciones acerca de los pasos que deben seguir, en caso que presencien un accidente que tenga como consecuencia una persona con una clavícula fracturada.

En primer lugar lo que se debe hacer es ayudar a la víctima a sentarse, para que en ese lugar estando cómoda se la pueda asistir correctamente. Una vez que la misma está calmada, se debe proceder a cruzar el brazo afectado en diagonal a través del pecho, de manera que las yemas de los dedos queden reposando contra el hombro sano. Es necesario que con la mano del brazo ileso se sostenga el codo contrario.

Posteriormente hay que sujetar el brazo sobre la zona afectada haciendo uso de un cabestrillo de elevación. Para ello es necesario colocar con mucho cuidado algún relleno suave entre el brazo o el cuerpo, para lo cual se puede utilizar una toalla pequeña o una prenda doblada. El objetivo de esto es darle a la víctima una mayor comodidad.

Después de hacer eso viene la última parte, la cual consiste en pegar el brazo al pecho, mediante la utilización de un pañuelo en pliegue ancho atado alrededor del pecho y por encima del cabestrillo.

Una vez finalizada la prestación de primeros auxilios se debe proceder a trasladar a la víctima al hospital en posición sentada, para que le realicen todos los estudios necesarios. Lo “bueno” de este tipo de fracturas es que no es necesaria la utilización de yeso.

Prevención de la diabetes infantil

Información acerca de la diabetes infantil y cómo prevenirla. Fotos y detalles de los factores a tener en cuenta para prevenir la diabetes en los niños.

En la actualidad la diabetes es la segunda enfermedad crónica más común en la infancia. A diferencia de lo que se pensaba antes, que ésta era una enfermedad que recaía en adultos, la obesidad y los malos hábitos en lo que tiene que ver con la alimentación, la han situado como una de las más importantes para los niños.

La diabetes más común para todo tipo de personas es la denominada “tipo 1”, la cual surge desde las primeras semanas de nacimiento hasta los treinta años de edad, aunque predomina mucho más en la pubertad, en un período que va de cinco a siete años.

Como decíamos, este tipo de diabetes se puede desarrollar en la infancia, y se caracteriza por ser aquella que necesita el suministro de insulina inyectada para nivelar los niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo, se ha demostrado que aquellos niños que practican deportes o hacen otro tipo de ejercicios físicos, tienen mejores niveles de glucosa en la sangre que aquellos que no lo hacen.

Una buena forma de empezar a prevenir esta enfermedad puede empezar con una buena lactancia desde las edades más tempranas, para evitar que los niños crezcan mediante una alimentación artificial, la cual tiene la característica de ser rica en azúcares.

Para evitar la diabetes y la obesidad infantil, se hace fundamental que los niños mantengan una alimentación saludable, al tiempo que también es muy importante que realicen actividades físicas. Por este motivo va a ser necesario que sacrifiquen esa vida placentera de permanecer mucho tiempo delante del televisor, y de entretenimiento por medio de los videojuegos, para que opten por actividades más naturales.

Los chicos requieren una dieta que sea rica en fibras y baja en azúcares, por lo cual lo ideal sería disminuir el consumo de azúcares de absorción rápida como el azúcar oscura, cristal y miel. Los mismos perfectamente pueden ser sustituidos por el azúcar natural que brinda la fruta.

Es muy importante tener en cuenta todos estos detalles y que los niños dejen un poco de lado la vida placentera, porque las consecuencias de la diabetes pueden ser poco agradables. Si bien al principio no pueden darse cuenta de la gravedad del asunto, esta enfermedad a largo plazo puede provocar pérdida de la visión, infarto, hipertensión, derrame cerebral, enfermedades pulmonares e insuficiencia renal, entre otras complicaciones bastante severas.

Como actuar ante un caso de epilepsia

Información para asistir correctamente a una persona con convulsiones. Fotos y pasos a seguir para auxiliar de la mejor manera posible a un epiléptico.

Estaremos en presencia de convulsiones cuando veamos que el cuerpo de una persona se sacude de forma rápida e incontrolable. Durante las mismas, los músculos del individuo afectado se contraen y se relajan de forma repentina.

Normalmente puede ser perturbador presenciar un acto de esta naturaleza, pero a pesar de su apariencia, la mayoría de las crisis convulsivas son realmente inofensivas. A continuación les daremos algunos consejos para que puedan ayudar de la mejor manera posible a una persona que presente convulsiones delante de ustedes.

En primer lugar, cuando ocurra una crisis convulsiva, el principal objetivo es evitar que la víctima se lastime, por lo que deberemos protegerla de una caída acostándola sobre el suelo en un área segura. Es necesario que se retiren todos los muebles u objetos cortantes del área alrededor de la persona.

Es bueno colocar una almohada para que la víctima descanse su cabeza, al tiempo que se debe aflojarle las prendas de vestir que estén ajustadas, sobre todo aquellas que están alrededor del cuello. También es importante poner a la persona de costado, ya que si la misma vomita, con esta posición nos aseguraremos que el vómito no sea aspirado hacia los pulmones.

Seguramente la víctima cuente con un brazalete de identificación médica con instrucciones en caso de crisis convulsivas, por lo que deberemos buscarlo y seguir las mismas. También es fundamental permanecer al lado de la persona afectada hasta que se recupere o hasta que llegue la asistencia médica profesional, vigilando siempre sus signos vitales como el pulso.

En caso que la crisis convulsiva ocurra con fiebre en un niño, se le debe refrescar gradualmente utilizando agua tibia. También se le puede administrar acetaminofén (Tylenol), sobre todo cuando tenga antecedentes de convulsiones febriles. Nunca se lo debe sumergir en una tina con agua fría.

Cosas que no se deben hacer

Es fundamental que no se lleven a cabo ciertas acciones, que comúnmente se creen que son las correctas en los casos de convulsiones. Por ejemplo, no se debe restringir a la víctima ni colocar ningún objeto entre los dientes de la misma durante la crisis convulsiva, ni siquiera los dedos.

Tampoco se debe mover a la víctima, excepto que se encuentre en peligro o cerca de algo que represente algún riesgo. No se debe tratar de hacer que la persona deje de convulsionar, ya que ésta no tiene control sobre la crisis convulsiva y no es consciente de lo que le está pasando en ese momento.

Otro hecho importante es evitar suministrarle algo a la persona por vía oral hasta que las convulsiones hayan culminado, y ésta se encuentre totalmente despierta y alerta. En otras palabras, solo se debe esperar a que las convulsiones terminen su proceso, para luego poder actuar.

Primeros auxilios y prevención para congelamientos

Información para asistir de manera correcta a personas con congelaciones. Fotos y de talles de los pasos a seguir para auxiliar a una persona con una congelación.

Los congelamientos son lesiones locales que se generan por causa del frío, las cuales generalmente afectan a zonas como las manos, pies, orejas, etc. Para que se produzca un daño de esta naturaleza no solo es necesario que nos rodee una baja temperatura, sino también la presencia de algunos factores que favorecen estas lesiones.

Hay varios ejemplos de estos factores, donde se destacan la humedad, el viento, cambio brusco de temperatura, altitud, falta de riego sanguíneo (isquemia), hambre, desnutrición, consumo de alcohol y tabaco, falta de movimiento y ejercicio, personas con patologías cardíacas o respiratorias, o edades extremas (niños y adultos mayores).

Primeros auxilios en congelamientos

En primer lugar se debe posicionar cómodamente al accidentado, y en caso que esté consciente darle de beber líquidos calientes y azucarados. Luego se debe recalentar la zona afectada frotando suavemente con las manos, o con agua que vaya aumentando de apoco desde los 10 grados hasta los 37.

Esta última posibilidad se puede llevar a cabo sumergiendo la parte lesionada en agua con una temperatura aproximada de 10 grados, la cual debe ir aumentando progresivamente hasta llegar a los 37 o 38 grados. En caso que se opte por la primera opción, es decir frotando, debe hacerse de manera suave y siempre en dirección al corazón.

Luego se debe secar el lugar congelado para después envolverlo. Posteriormente hay que elevar el miembro para evitar un edema. En caso que la lesión haya ocurrido en el pie no se debe retirar nunca el calzado, ya que primero se deben aplicar los primeros auxilios. Para recalentar la zona no se debe utilizar ningún tipo de calentador ni estufa, al tiempo que se debe trasladar a la persona hasta un centro médico cubierta con mantas.

Prevención de los congelamientos

Para prevenir este tipo de lesiones es fundamental contar con una buena salud, manteniendo una alimentación equilibrada en proteínas, grasas e hidratos de carbono. También es muy importante salir bien abrigados, principalmente en las manos y la cabeza, sobre todo en aquellos lugares muy fríos.

Otro hecho fundamental es mantenerse aislados de la humedad, por lo que se vuelve muy importante cambiarse los calcetines y los guantes cada vez que estos se humedezcan. Mantener una buena circulación también es clave, por lo que se debe evitar utilizar aquellas cosas apretadas que compliquen la misma. Tampoco es bueno abusar del alcohol y el tabaco, ya que eso nos debilita.

Problemas y soluciones para la apnea del sueño

Información acerca de los problemas de la apnea del sueño con posibles soluciones. Fotos y detalles del tratamiento para combatir la apnea del sueño.

Se dice que una persona sufre de apnea cuando por la noche su respiración puede detenerse por un tiempo, lo cual generalmente se da por más de 10 segundos. Esto se da cuando los músculos en la parte superior de la garganta se relajan durante el sueño, complicando el flujo del aire hacia los pulmones.

La apnea genera un ronquido que es causado por el aire que trata de escurrirse a través de la vía respiratoria estrecha o bloqueada. También hay otros factores que pueden provocar que la vía respiratoria esté más estrecha, como ciertas formas del paladar, amígdalas y vegetaciones adenoideas grandes en niños, cuello grande, y lengua grande que puede retraerse. A veces dormir boca arriba también aumenta los episodios de apnea.

Las personas con apnea del sueño generalmente no son conscientes de los episodios nocturnos, aunque pueden darse cuenta por algunos síntomas que presentan durante el día, como actuar malhumoradas, impacientes o irritables, ser olvidadizas, quedarse dormidas mientras trabajan, leen o ven televisión, sentirse soñolientas mientras conducen o incluso quedarse dormidas al conducir y tener dolores de cabeza difíciles de tratar.

Este problema puede traer algunas consecuencias que pueden ser graves, como por ejemplo una depresión progresiva, un comportamiento hiperactivo (principalmente en niños), e hinchazón de las piernas (en caso que sea grave). Por este motivo es que se aconseja que se realice un tratamiento para combatir este problema.

Posibles soluciones para la apnea

El objetivo del tratamiento es que las vías respiratorias se mantengan abiertas, de modo de evitar que la respiración se detenga durante el sueño. Para ello se pueden adoptar ciertos cambios en el estilo de vida, que permitirán aliviar los síntomas de apnea del sueño en algunas personas.

Algunos de esos cambios son la reducción de nuestra masa corporal, y evitar algunas actitudes como el consumo de bebidas alcohólicas y los sedantes a la hora de dormir, y tratar de no dormir boca arriba, ya que como decíamos anteriormente esto puede aumentar los episodios de apnea.

Actualmente existe un tratamiento denominado CPAP (Presión positiva continua en las vías respiratorias), que es considerado el tratamiento de primera línea para este problema en la mayoría de las personas. El mismo se administra por medio de una máquina con una máscara facial ajustada.

Muchos pacientes no son capaces de tolerar esta terapia, aunque mediante un buen control y apoyo de un centro médico especializado en este problema, se puede ayudar a superar cualquier inconveniente con el uso del CPAP. En algunos casos los pacientes pueden necesitar dispositivos dentales que permitan mantener la mandíbula hacia adelante.

Auxilio ante mordida de serpiente

Consejos para una correcta asistencia ante una mordedura de serpiente. Fotos y pasos a seguir para auxiliar a una persona que fue mordida por una serpiente.

Antes de comenzar con los auxilios primero es importante identificar el tipo de serpientes que realizó la mordedura, ya que esto será de ayuda para el tratamiento que se le realice a la víctima en el centro asistencial.

Luego sí debemos proceder a ayudar a la persona damnificada, colocándola en reposo y tranquilizándola, ya que es fundamental mantener la calma en momentos como estos. Para ayudarla de la mejor manera, te aconsejamos que sigas las siguientes recomendaciones:

-Debes suspenderle cualquier actividad que esté realizando, porque la excitación acelera la circulación y ésta aumenta la absorción del veneno. También es importante que le quites los anillos y aquellos elementos que le puedan apretar la parte afectada. En caso que sea posible, lávale esa zona con bastante agua y jabón, sin friccionar.

-No utilices hielo ni hagas cortes en cruz sobre las marcas de la mordedura. Si es imposible que la víctima reciba atención médica antes de que transcurra media hora, debes considerar la posibilidad de succionarle la herida con el equipo de succión para animal ponzoñoso. Si esto no es posible, usa una aguja hipodérmica estéril para realizar punciones en la zona de la mordedura. La profundidad varía dependiendo del tipo de serpiente que haya causado la lesión, generalmente oscila entre 3 milímetros y 2 centímetros.

-Debes succionar el líquido que extraigas y repetir este procedimiento durante los primeros 30 minutos después de la mordedura. De no ser posible tendrás que recurrir al viejo método de la succión bucal sobre las marcas, para lo cual deberás colocar un plástico y succionar a través de él durante media hora. Luego tendrás que cubrir la zona con gasa o un apósito.

-Posteriormente deberás aplicar un vendaje compresivo y apretado, pero no demasiado fuerte, que vaya desde la mano al hombro o del pie a la ingle. La venda tiene que quedar lo suficientemente tensa como para cerrar las venas superficiales y los vasos linfáticos, pero no para obstruir la circulación arterial. De esta manera se evita la circulación del veneno y se obtiene un tiempo de seguridad, hasta que se logre conseguir atención médica.

-El vendaje nunca debe soltarse hasta que no se haya administrado el suero antiofídico, y debe ser aflojado gradualmente en el centro asistencial. Si no cuentas con una venda, puede ser muy útil inmovilizar el brazo o pierna afectada con una férula o entablillado.

-En accidente ofídico por corales o cascabel, si se presenta parálisis de lengua y mandíbula, puedes realizar hiperextensión del cuello, para abrir las vías respiratorias. Es importante que estés alerta para prevenir el shock. Por último debes transportar a la víctima a un centro asistencial preferentemente en una camilla, para que se le administre el suero antiofídico y se atiendan las complicaciones.